jueves, 11 de diciembre de 2014

Historia y Patrimonio: usos y difusión

Propuesta que he realizado en el "programa colaborativo" de Ganemos Zaragoza:


Zaragoza es una ciudad con una larga Historia de más de 2000 años en los que por aquí han pasado diversas culturas, dejando todas ellas su impronta en el entramado urbano, en la cultura e identidad de la ciudad y sus habitantes. 

El legado patrimonial de la ciudad es abundante aún hoy día, y eso a pesar de los numerosos cazurros y especuladores consentidos -o a veces, eran los mismos-  por las autoridades municipales. Podemos remontarnos al siglo XIX cuando las autoridades en vez de restaurar la ciudad devastada por la Guerra de Independencia se dedicaron a destruirla más, para después, especular con los suelos de antiguos conventos. No bastó con ello, arrasaron las doce puertas de la ciudad. Aunque lo más sangrante fue el derribo de la popular y única Torre Nueva en 1892, monumento de incalculable valor y muy querido por los zaragozanos, derribado por el interés de la oligarquía zaragozana más rancia. A partir de entonces todo fue a peor en el siglo XX. Con la extensión de la Plaza del Pilar bajo el franquismo cayeron varias casas-palacio renacentistas y poco después desaparecieron iglesias mudéjares y la antigua Universidad. Con la llegada de esta democracia, las cosas deberían haber cambiado, pero con la nueva remodelación de la Plaza del Pilar el Foro y templo romano acabaron en las escombreras... 
Ahora es el turno de Averly -la fundición decimonónica de la que han salido cientos de esculturas- que espera la sentencia ejecutoria de su derribo... No podemos consentirlo. No más destrucción de nuestro Patrimonio, de nuestra Ciudad. Y junto a Averly hay más. No son pocos los edificios históricos -por ejemplo, ahora pienso en el Palacio de Fuenclara, en pleno centro, con la facha restaurada pero un interior vacío- que bien de propiedad municipal o bien en manos privadas están abandonados a su suerte, con riesgo de ruina y sin ningún uso. Y no será porque la Historia zaragozana es pobre o sobran instalaciones de diverso tipo. 
Por tanto, debería tenerse presente un plan de actuación con todos los edificios históricos que aún hay en la ciudad:
 1º SALVAR EL PATRIMONIO: Evitar su desaparición con una legislación que lo proteja.  si está ne manos privadas que sea comprado por las instituciones si es preciso. 
2º AFIANZARLO: Restaurar y conservarlo. Dotar de medios para que puedan ser espacios "vivos". 
3º DIVULGARLO. El Patrimonio es nuestro, es de todos. La primera función de un edificio histórico bien podría ser la de museo o centro de interpretación, pero también podría ser habilitado como biblioteca pública, sala de estudio, centro cívico etc. Eso sí, siempre serían un pedazo de Historia, y la Historia ha de ser conocida, compartida y debatida más allá de libros y sesudos debates entre historiadores "profesionales", porque de ella se aprenda y la Ciudadanía comprende así mejor como funcionan y de dónde vienen las cuestiones del presente para sí proyectarse en el futuro. Una forma vistosa de divulgación histórica y puesta en valor del Patrimonio y la Historia es la recreación histórica. Ésta es llevada a cabo por aficionados y asociaciones culturales sin ánimo de lucro que se autocostean vestimentas de diversas e´pocas tras investigar la Historia. En nuestra ciudad existen por lo menos asociaciones recreadoras de época romana, medieval, del siglos XVIII y del XIX. Los eventos de recreación pueden además atraer visitantes, promocionándose así la ciudad de cara al exterior y dinamizándose la economía local puntualmente. En Zaragoza ya hemos tenido recreaciones de 1710, 1808... y de Augusto... En esta última, en vez de contar con asociaciones locales sin ánimo de lucro, el ayuntamiento contrató (a saber por cuánto) a empresas privadas de fuera... El caso es que, la Historia el Patrimonio zaragozanos son suficientemente ricos como para, a bajo coste económico y con positivas repercusiones, pudieran organizarse este tipo de eventos. No podemos renunciar a ninguna parte de nuestra Historia que nos forja como Ciudad y como Ciudadanos: íberos, la Roma Imperial -aún conservamos sus sillares-, visigodos, Carlomagno ad portas, la esplendorosa taifa andalusí de Saraqusta -no hay más que ver la Aljafería-, la conquista aragonesa-navarra-francesa de la ciudad en 1118, la Zaragoza que conquistaba Fueros y Privilegios a la Corona en el siglo XIII, la angustiada Zaragoza de la Guerra de los Dos Pedros en el XIV -aún conservamos las murallas de entonces-, la Zaragoza que veía coronaciones de reyes de la Corona de Aragón en la Seo, la rica Zaragoza renacentista de los Zaporta -Patio de la Infanta- que se rebelaba contra el rey Felipe en 1591, la Zaragoza en crisis del XVII que vio morir a Baltasar Carlos -esperanza de la Monarquía e los Austrias- en el palacio arzobispal, la Zaragoza que perdió sus privilegios en 1710 pero que vivió la Ilustración en el XVIII, la Zaragoza de la épica de 1808-09 que asombró al mundo -aun a costa de arruinarse- y  cuyo mito pervive, la Zaragoza revolucionaria (liberal radical) del siglo XIX que aclamó a Riego y Espartero o echó al arzobispo absolutista y derrotó a los carlistas, la Zaragoza industrial y cenetista de comienzos del siglo XX que fue la ciudad con más huelgas del país, la Zaragoza republicana que sucumbió y fue reprimida en 1936, la franquista y la actual...Rica es la Historia de nuestra Ciudad, se merece, nos merecemos, disfrutarla."



Daniel Aquillué




No hay comentarios: